¿Por qué me duele al tener relaciones sexuales? Vaginismo una problemática real

Si tienes relaciones sexuales doloras y no encuentras un motivo tal como las infecciones tu problema puede ser que sufres de vaginismo.
El vaginismo no depende de la voluntad de la mujer, sino se trata de un acto reflejo, producto de un espasmo involuntario de los músculos que rodean la abertura vaginal. Esto materialmente cierra la entrada de la vagina y haciendo el coito doloroso o imposible, casi siempre con la ausencia de consumación del “acto sexual”. Es un problema humillante y frustrante, pero es relativamente raro que afecta al 1% de las mujeres.

Algunas mujeres que padecen vaginismo pueden tener un deseo sexual normal, lubricación vaginal, gozar los juegos sexuales; también por vía de la estimulación del clítoris puede alcanzar el orgasmo, siempre que no se produzca el coito ni se introduzca del pene en la vagina.

Muchas llegan a desarrollar una verdadera aversión a la relación sexual, por el miedo que les provoca la posible penetración, incluso llegan a transferir este miedo a otras situaciones, que nada tienen que ver con lo sexual: tampones vaginales, los propios dedos, el examen ginecológico, etc. 


CAUSAS:
Las causas del vaginismo se pueden pudiendo diferenciar grandes grupos: las causas de origen orgánico y las de origen psicológico.



Causas orgánicas. Para determinar esta causa, la mujer deberá someterse a un examen ginecológico. Las principales causas orgánicas son las siguientes:
  • Cuando existe alguna cicatriz en la entrada de la vagina, como consecuencia de un parto traumático, un aborto, una violación, etc.
  • Puede ser por una infección producto de una infección de transmisión sexual, donde la vagina se inflama y el contacto sexual resulte imposible.
  • Alergia al látex por un condón o un diafragma.
  • Con el uso de desodorantes íntimos irritantes o con el uso de tampones.
  • Insuficiencia hormonal originada por falta de estrógenos, como ocurre en la menopausia.
  • Una manipulación brusca del clítoris durante los juegos preliminares.
  • Una masturbación brusca con un vibrador.
  • Existencia de algún tumor, el más común es producto de una infección de la glándula de Bartholino.
  • En casos muy raros donde existe alguna anomalía congénita de la vagina, que impide la penetración.
Causas Psicológicas. La mayoría de las causas del vaginismo son psicológicas y cuyo denominador común es el miedo, el temor, la violación, los abusos sexuales, temor a contraer infecciónes de transmisión sexual, miedo al embarazo, etc. Las principales causas psicológicas son las siguientes:
  • Puede ser como consecuencia de la educación recibida o por una experiencia traumática, como intento de violación.
  • El sentimiento de culpabilidad en aquellas que fueron educadas por tabúes religiosos.
  • Frustración por el fracaso de las primeras experiencias sexuales.
  • La ignorancia de la anatomía, tanto propia como del compañero.
  • El miedo inconsciente al dolor o a un posible embarazo.
  • La creencia de ciertos mitos de la virginidad, como el de la ruptura del himen y la sangre, sin saber que en las primeras relaciones no tiene por qué haber ni sangre ni dolor.
TRATAMIENTO:




Resulta curioso constatar que las parejas cuya mujer sufre de vaginismo tardan un promedio de cuatro años en consultar un especialista y se deciden solamente en el momento en que desean tener un hijo.
Durante todo ese tiempo han prescindido del coito, por mutuo acuerdo, y han mantenido una sexualidad habitualmente sana y variada, alcanzando el orgasmo a través de la masturbación con su pareja.

Aunque existen diversos tratamientos, aquí sólo expondremos los más habituales:

Método de la hipno-desensibilización:

 Este tratamiento ofrece mejores resultados para aquellos vaginismos causados por fobias, miedos o sentimientos de culpabilidad. El utiliza la hipnosis porque está comprobado que la relajación reduce la ansiedad. El médico hará un informe donde quedarán reflejados todos los miedos que angustian a la mujer. Posteriormente, bajo hipnosis se le mostrara a la mujer, de una manera gradual, imágenes generadoras de ansiedad. Cuando ella sea capaz de imaginar la penetración vaginal, estará preparada para ello antes de su inicio.



Desensibilización mediante el tacto vaginal:
 Muchos estudios científicos prueban la eficacia del tratamiento para el vaginismo. En todos los casos en donde se ha utilizado la de-sensibilización sistemática también conocida como dilatación. La tasa de éxito es de cerca del 95%.
El tratamiento consiste en aconsejar que la pareja no intente practicar el coito durante algún tiempo y que la mujer vaya perdiendo el miedo mediante aproximaciones progresivas: primero el propio dedo y tampones vaginales de escaso tamaño, hasta llegar al coito dirigido por la mujer. Es muy recomendable que la paciente se coloque los dilatadores en la vagina por sí misma.

Una vez recibida esta información, es conveniente que la mujer observe sus propios genitales, con la ayuda de un espejo e incluso que se decida a explorarlos. Juegue con el pene de su compañero, pues es la mejor manera de que la mujer tome conciencia de que los genitales de ambos se adaptaran perfectamente.

Toda mujer debería saber que cuando se halla excitada y por consiguiente, su vagina debe estar bien lubricada. Con el uso de dilatadores especiales, la mujer se introduce los de menor tamaño y a medida que va creciendo la confianza que la penetración no es dolorosa, utiliza dilatadores de mayor tamaño.

Como esos dilatadores no son fáciles de conseguir, se puede lograr éxito recomendándole a la pareja que busque juguetes sexuales, de diversos diámetros, y los utilice de la misma manera que los dilatadores especiales. La dilatación gradual debe realizarse al menos 3 veces a la semana, en el hogar o supervisada por el médico. La paciente debe realizar un procedimiento similar con sus dedos 2 veces al día.

Una vez finalizado el tratamiento, cuando la mujer se siente con ganas de intentar el coito, la posición más recomendable es la de Andrómaca (el hombre se tumba boca arriba y la mujer se sienta encima de él, con las rodillas dobladas), o la de la Monta (él se mantiene siempre en la posición de espaldas, mientras que la mujer se arrodilla encima de él). Estas posiciónes que le permitirá controlar el grado de penetración. Aunque lógicamente si ella está más cómoda en cualquier otra posición, no tiene ninguna importancia, siempre y cuando sea la mujer la que lleve la iniciativa.

¿Que es la resistencia a la insulina? ¿Tengo pre Diabetes?

La resistencia a la insulina es una alteración de la respuesta de los tejidos por parte de la hormona insulina, la insulina es la hormona segregada por las células beta de los islotes pancreáticos la cual se encarga de almacenar la glucosa en glucógeno el cual es luego utilizado por nuestro organismo.

En la resistencia a la insulina esta capacidad de almacenamiento se ve disminuida, por lo que el páncreas se ve forzado a producir mayores cantidades de insulina para lograr mantener su funcionalismo normal, esto conlleva al deterioro de las células beta del páncreas lo que finalmente se traduce en aumento de los niveles de glucosa (Diabetes mellitus).

Numerosas literaturas tienden a concluir que esta condición tiene una alta incidencia de diabetes en la persona que la padece, sin embargo los factores modificables tales como la dieta juegan un rol fundamental en la aparición de la condición diabetica.

Factores predisponentes:
1. Sobrepeso
2.Antecedentes familiares de diabetes
3.Síndrome de ovario poliquistico
4.Edad mayor de 45 años
5.Hipertensìon arterial

Síntomas generales
1.Aumento de la grasa corporal
2.Verrugas en el cuello
3.caída del cabello y graso
4.Ansiedad por comer
5.Aumento del colesterol y trigliceridos

¿Qué debo hacer si ya padezco de esta condición?

1.Iniciar un régimen de ejercicio y dieta
3.Ir al endocrinólogo
4.Pueden que te indiquen medicamentos como la metformina dosis bajas de 500 mg

Anís estrellado potenciales efectos nocivos en niños

Anís estrellado potenciales efectos nocivos en niños


El anís estrellado se utiliza tradicionalmente en infusiones como calmante en el cólico del lactante y como líquido habitual para la ingesta infantil. El producto que se comercializa en farmacias y herboristerías contiene el fruto de la planta Illicium verum, también conocido como anís francés o badiana de la China. Normalmente se utiliza en infusión al 0,25-1% .

 La ausencia de control en la presentación y comercialización de este principio activo dificulta la dosificación y favorece la ingesta abusiva, pudiendo provocar reacciones adversas.

 Su administración en altas dosis en los lactantes se ha relacionado con la aparición de crisis convulsivas y somnolencia. 

Entre los síntomas se incluyen:  (irritabilidad, movimientos anormales, nistagmo o convulsiones), así como síntomas gastrointestinales (vómitos y/o diarrea).

Se han descrito estos efectos con dosis de 3gramos del frutos es decir 1 estrella en 200ml de agua hervida.

Aunque el anís estrellado se utiliza tradicionalmente, su comercialización debe ser regulada por las autoridades sanitarias, ya que su uso incontrolado en niños presenta riesgos para la salud. Además, el agradable sabor y la creencia popular en su seguridad, puede provocar un uso abusivo con las consecuencias descritas. También debe controlarse el proceso de distribución y dispensación, para de evitar adulteraciones o contaminaciones accidentales por otras especies más peligrosas.

14 tips que te ayudarán a rebajar esos molestos kilos de más

Te has preguntado ¿porque tu dieta no es efectiva? Y es que no toda dieta es para cualquier persona hay ciertas cosas que debes tener en cuenta al momento de elegir la mejor dieta acorde con tu estilo de vida, profesión y horario.

Aquí te dejo algunos tips que debes incluir en la dieta que vayas a seleccionar esto asegurará el cumplimiento y efectividad  de la misma

1-Entiende por qué quieres o necesitas comenzar una dieta o cambiar tu estilo de vida. Haz una lista de todas las cosas que quieres cambiar y por qué quieres cambiarlas.

2-Investiga las numerosas opciones de dieta y decide de manera realista qué método funcionará contigo y tu estilo de vida. El que una dieta funcione para un amigo no significa que sea el régimen correcto para ti.

3-Ten en cuenta tu horario. Averigua qué régimen alimentario y de ejercicios sería lógico y fácil de seguir. Correr todos los días puede ser genial, pero si estás demasiado ocupado(a) como para llevar el ritmo, quizás deberías considerar correr algunos días y hacer otras actividades que puedas acomodar en tu horario.

4-Haz que sea simple. Tendrás más éxito con un régimen de dieta y ejercicios que se te haga más fácil de seguir que con uno para el que no tienes tiempo y que no entiendes del todo.

5-Programa tiempo para hablar con un médico, entrenador o nutricionista. Si hablas con ellos, tendrás una mejor oportunidad para empezar bien tu dieta.
Estas reuniones te ayudarán a encontrar la motivación que necesitas y serás capaz de hacer decisiones más inteligentes.
Toma decisiones informadas sobre la dirección de tu régimen, en lugar de ir decidiendo en el camino.
Sé honesto(a) con cualquiera con quien hables. Si odias trotar, no puedes cocinar o tienes otros problemas es mejor que ellos lo sepan para que puedan recomendarte otras opciones.
Planifica tu dieta en base a las opciones que funcionan mejor contigo.Si te dan un régimen genérico que podría funcionar pero no va contigo, díselos. Recuerda que estás pagando para que “te” ayuden y no para darte el típico régimen de dieta.
Tu seguro o lugar de trabajo podría cubrirte el costo de las visitas a profesionales de la salud y de acondicionamiento físico. Muchos hospitales y clínicas ofrecen consultas gratuitas con nutricionistas u otros especialistas de la salud durante campañas de acondicionamiento físico y de salud.

6-Asegúrate de estar hablando con un verdadero entrenador o nutricionista.
Pregunta por sus credenciales. Ten en cuenta el salario mínimo basado en las ventas que reciben los entrenadores que trabajan en gimnasios. Si su objetivo es venderte una membrecía, entonces se trata de un vendedor y no de un entrenador “verdadero”.

7-Compra un calendario que dedicarle a tu régimen de dieta y ejercicios.
Mantén un diario de tus hábitos alimentarios. Te sentirás motivado(a) por el cambio una vez que hayas empezado.
Úsalo para anotar las citas con los entrenadores, nutricionistas, y otros profesionales en ejercicios y dieta.
Existen softwares disponibles que puedes descargar a tu agenda electrónica y a tu computador de escritorio para mantener un registro de tu progreso..

8-Siéntate con tu agenda, y decide la fecha perfecta para empezar tu dieta y tu régimen de ejercicios nuevos.
Date tiempo para deshacerte de la comida chatarra de tu refrigerador, congelador o despensa.
Planifica con anticipación para tener éxito desde el primer día.

9-Planifica un viaje para hacer las compras días antes de empezar con tu dieta con el fin de comprar la comida, suplementos proteínicos, vitaminas y agua de los que necesitarás abastecerte.
Lleva una buena lista a la tienda para que puedas ver tu régimen de comidas y, así, comprar los ingredientes necesarios.

10-Abastece tu cocina con las herramientas que necesitarás.
Compra tazones y contenedores para que tu comida saludable y fresca se mantenga fresca por más tiempo. Ya deberías haber limpiado tu refrigerador o despensa, así que tendrás más espacio para almacenar la comida. Asegúrate de tener las ollas, sartenes, cestas de vapor, etc. necesarios para preparar tus comidas saludables. Si no tienes una parrilla al exterior, una plancha es también una opción genial.
Compra aceite de oliva o busca aerosoles bajos en grasa.
Agrega hierbas frescas y restringe la sal. Compra bolsas con cremallera (Ziploc) para guardar los tentempiés y sobras, o para empaquetar un almuerzo saludable.
Asegúrate de tener tazas de medir y una balanza de dieta en lo posible, de modo que puedas tener una idea de tus porciones. Practica medir el tamaño de las raciones y porciones antes de empezar tu dieta, de manera que no se te haga todo más lento con el proceso de preparación nuevo.

Con un poco de práctica, serás capaz de juzgar las porciones con la vista, pero medir es genial para obtener un resultado más preciso. Por supuesto, necesitarás tazas de medir para preparar esas recetas nuevas y saludables.

11-¡Encuentra tu motivación! La gente hace dieta y ejercicios por razones distintas. Decide cuáles son tus razones y actúa.
Si tienes intención de perder peso y kilos, puedes subirte a la balanza. Ponte esa ropa “apretada” que tienes en el armario. Ten en mente lo que quieres cambiar y cómo puedes lograrlo. Si tienes intención de tener más energía, tener un corazón más saludable, etc., deberías hacer un buen inventario de tus hábitos actuales y de lo que no está funcionando.

12-¡Recompensa el éxito! Piensa en formas para recompensarte cuando cumples con pequeños objetivos.Evita comprar ropa hasta que llegues a tu peso ideal. Si tu colesterol baja o puedes correr 20 minutos más, puedes recompensarte con una bicicleta o zapatos nuevos para correr.

13-Piensa en tu sistema de recompensa antes comenzar la dieta. Escribe tus objetivos en el calendario y mantente motivado(a) a cumplirlos. Al prepararte mentalmente y programar tu régimen, tendrás más oportunidad de empezar bien.
Si puedes pasar toda una semana sin hacer trampa, puedes recompensarte con un tratamiento facial, un masaje u otra mejora para tu salud. Evita poner como excusa que tuviste una semana exitosa para hacer trampa.

14-Planifica tu “Comida de trampa” con anticipación. Cuando te dejas llevar por un capricho a hacer trampa en una comida en específico, lo más probable es que continuarás haciendo trampa esa semana. Conoce qué comida durante la semana será tu comida de trampa. ¿El almuerzo del sábado? ¿La cena familiar de los jueves? Decide un día que será consistente la mayoría de las semanas. En caso de un evento especial, boda, comida festiva, ajusta tu comida de trampa para esa semana y vuelve a la normalidad la próxima.
De vez en cuando, la comida de trampa es una forma de mantener los antojos y tu moral bajo control.Una comida de trampa y no un día de trampa te permitirá una comida por semana para volverte loco(a) y comer la comida que se te antoje. Cuando tengas un antojo, solo añade ese alimento a tu lista de deseos de comida trampa. Esto hace que sea más sencillo luchar con el antojo que sientes por alimentos específicos. Si comes mal todo un día, podrías arruinar tu progreso y retroceder semanas. Limítala a una comida por semana.Quizás puedas planificar tu comida de trampa para tu día libre, un almuerzo de fin de semana o si te reúnes cada semana con tus amigos. Deja que ésa sea tu comida de trampa.
Hacer “trampa” un día puede arruinar tu progreso.
Sé lo más consistente posible. Planifícalas para una comida específica en un día específico. Cuando no tienes un calendario, es fácil planificar demasiadas o con demasiada frecuencia.

15-Intenta con algunos gimnasios en tu área si no tienes una membresía.Ten en cuenta si tendrás que trasladarte desde el trabajo o desde casa y busca un gimnasio al que te sea sencillo ir.Busca gimnasios que encajen más o menos con la hora a la que vas a asistir. Si está demasiado lleno de gente, es más un lugar para encontrar pareja, tiene un personal deficiente y es difícil llegar cuando hay tráfico, es posible que quieras considerar otra ubicación.
Llama y saca una cita con alguien en cada una de tus opciones de gimnasio. Considera lo que es importante para ti. Analiza tus gustos y disgustos.
La mayoría de los gimnasios ofrece una visita gratuita y una sesión con un “entrenador de la casa”. Aprovecha la oferta gratuita, pero recuerda que estos “instructores” son, por lo general, vendedores con una formación limitada en el ejercicio.

Aplicando estos sencillos tips a tu vida cotidiana tendrás el éxito en tu dieta.

Regla de los 9 en quemaduras

Una manera rápida y aproximada de estimar la superficie corporal quemada es la denominada Regla de los 9; la misma fue ideada por Pulaski y Tennison en 1947 y publicada por Wallace en 1951. La regla de los nueve puede ser aplicada en adultos (pacientes de 16 o mas años de edad), siendo imprecisa en niños debido a las diferentes proporciones corporales. En adultos la cabeza corresponde a un 9 % de la superficie corporal total, cada extremidad superior, otro 9 %, el tronco un 18 %, y el dorso otro 18 %, cada extremidad inferior, un 18 %, y los genitales externos, el 1 % restante. En niños y bebés, en cambio, la cabeza es un 18 % de la superficie corporal total, cada extremidad superior un 9 %, cada inferior un 14  % y el tronco 18 % dorsal y 18 % frontal.